• Argentina
  • Inglés
  • Facebook
  • Facebook
Mantras Sufies
  • s3

    Música

  • s2
  • s1

listen the new album Soundcloud Mantras Sufies

free songs

01 Dhikr de los Andes

free songs

01 Hasbunallah




comments Comentarios sobre Mantras Sufies

I love it, excelente music. One of my favorites mantra cds!

Gastón, Argentina

A beautiful and masterful album. This album entres you into a pure world of contemplation and sufism. Recommended for those who want to feel the magic and beautifulness of Middle Eastern sufi music!

Rizgnar, England

Wonderful spiritual experience!

Andrew, USA

sufi music

Cuando respiramos, cuando hablamos, estamos siempre en relación con el sonido, emitiendo sonidos. Al mismo tiempo que mientras hablamos movemos las manos, generamos una danza, como también lo hacemos al caminar, al movernos.

Cuando abordamos la música desde el sufismo lo hacemos desde un significado profundo de aquella fuerza que impregna toda nuestra vida y todo el maravilloso universo que habitamos, el sonido.

Se expresa adentro nuestro a través del latido del corazón, nuestro ritmo primordial, ya que el primer aspecto es el ritmo. Se expresa también en nuestra respiración, que también tiene un ritmo, y que cuando se exhala con un sonido se puede volver una melodía.

Así como al hablar emitimos un sonido que, de alguna manera, es musical, ya que cada uno tiene su propio color de voz, su propia manera de hablar, y cada región tiene su música característica, sin embargo el habla nos conecta en general, mayormente con nuestra mente.

Es a través del canto como construimos el puente entre la mente y el corazón. Es cantando como conectamos, en el sufismo y en muchas otras tradiciones, con nuestro corazón, que es para el derviche la casa de Allah, ya que nos fue dicho que ni todos los cielos, ni todos los universos pueden contener su majestad y amor, excepto el corazón del ser humano, allí habita.

Y a través de la práctica de cantar los nombres divinos es como nos vamos acercando a ese espacio y empezamos a sentir intimidad con nosotros mismos, intimidad con nuestro Señor.

Así como cantar con otra persona es el mejor método para encontrar intimidad, o para fortalecer la conexión de un grupo es bueno cantar en grupo, para la práctica espiritual es también el canto la llave para abrir la puerta al corazón.

El sufismo es, ante todo, una historia de amor. Una historia de amor entre maestro y discípulo, y a través de ese amor el corazón es purificado y la conciencia es expandida. Y, como en toda historia de amor, la música ocupa un lugar muy importante. Porque es la música la vía natural para que el amor se exprese, como hace la madre con su niño en brazos, le canta suaves canciones que expresan su amor y cuidado, y a través de ese canto el amor fluye, cura, calma.

Así es que en el sufismo cantamos para profundizar la conexión con el maestro, con el amado.
Cantamos los nombres divinos para sentir su presencia, su perfume.
Música sufí, mas allá de las diferentes realidades culturales en donde este camino se desarrolló, significa tocar música con la intención de conectar el corazón a la fuente de amor del Maestro.

Si es con esa intención es música sufí. De otra manera, si toco para que mi ego se agrande, si toco para mis deseos mundanos, no será nunca música sufí. Porque la música sagrada nace en la intención del ejecutante, en su sinceridad y anhelo, esa sinceridad y ese anhelo viajan en el sonido y tocan los corazones.

Cuenta una historia sufi que cuando los cuerpos fueron creados Dios ordenó a las almas entrar en sus cuerpos, y las almas se negaron, ya que encontraban al cuerpo demasiado limitado, demasiado pequeño, como una cárcel. Entonces Dios ordenó a los ángeles tocar una melodía divina, y hacer que esa melodía resonara en el interior de los cuerpos. Entonces las almas, embriagadas por ese sonido entraron a cuerpo, con el anhelo de escuchar esa música. por eso decimos que cada alma es, en si misma, música. Y así como entraron al cuerpo por la música, pueden salir y volar, a través de la música.

videosFotos Mantras Sufies

gallery